Comedor por dependencia

21:12:00 Mama con kg de mas 3 Comentarios

Tengo que haceros una confesión....acabo de descubrir una cosa sobre mi adicción emocional con la comida que ha hecho que tenga una recaída. ..
Sabia que podía ser comedora compulsiva y/o emocional pero acabo de entender que también puedo serlo por dependencia. Siempre dependo de los demás.  Familia y amigos. Y sín darme cuenta dependo también de la comida.
Si no tengo la comida cuando necesito escapar de la realidad, ¿a qué me agarro? Lo he pensado fugazmente y me he asustado. He visto el vacío. ¿Qué hago?

Cuando murió mi padre, a parte de la comida,  me dio por comprar CD's de música a punta pala. Los compraba de tres en tres a veces. Algunos aún tenían el precinto. Pero era mi vía de escape. Los compraba, me los ponía por la noche y muchas veces me quedaba dormida antes de que terminarán.  Así durante meses hasta que un buen día,  ni recuerdo por qué, dejé de comprarlos compulsivamente. 
Viéndolo con distancia imagino que me dió por comprar cd's para sentir una última unión con mi padre que era un gran amante de la música. Era un no querer aceptar que ya no estaba.
A través de los ejercicios de Louis H. Hay me doy cuenta que con la comida me pasa lo mismo. Estoy aferrada a ella como último recurso de unión familiar. Que fuerte. Estoy escribiendo estas palabras y es como si se me cayera la venda de los ojos. Todos estos años la comida era el lazo que me unía a una familia que ya no existía. A reuniones familiares de risas, alegría y felicidad. A mis primos, a mis tíos,  a mis abuelos y a mis padres. Y cuantos más familiares iban desapareciendo más iba en aumento mi adicción.
Y ahora estoy aquí, dubitativa ante tal descubrimiento. Tengo dos opciones.
1- Dejar ir el lazo imaginario que mantengo con mi familia a través de la comida.
O
2- Mantener ese lazo sabiendo el daño físico y mental que me causa esta adicción.
La solución es tan fácil y no obstante me produce tristeza.  Me imagino como una niña pequeña,  vestida con sus mejores galas, en un acantilado, sosteniendo una cinta de seda preciosa. En el otro lado del acantilado toda la gente que quiero y que han marcado mi infancia sosteniendo el otro extremo de la cinta.
Cierro los ojos, sonrío,  los miro, asiento, lloro y no me atrevo a soltar la cuerda. He parado de escribir porque me está impactando lo que me cuesta visualizar dejar esta cuerda. He encontrado la solución a mi problema. Ahora me falta encontrar el coraje.
Próximamente. ..
Un abrazo,
Anna, xo
P.D: estoy agarrada a un bol de palomitas. Saboreado el último adiós. Asumiendo que en algún momento podré abrir la mano y dejar ir...:-)

Tengo que haceros una confesión....acabo de descubrir una cosa sobre mi adicción emocional con la comida que ha hecho que tenga una recaída...

3 comentarios:

  1. Ya has resuelto el misterio....solo te has de enfrentar a esa vision inocente de la niña....la familia no se elige...poco a poco te iras situando y q caray...TE LO MERECES!!

    ResponderEliminar

Libro de recetas Mamá con kilos de más