Comedor por dependencia (2a parte)

21:01:00 Mama con kg de mas 0 Comentarios

El martes, después de más de dos años de intentar entender la raíz de mi problema con la comida, hice el descubrimiento del año! Bueno es más que eso, me sentí como un pirata que por fin ha encontrado el tesoro, como Fleming cuando descubrió la penicilina! Encontrar la raíz principal de tus problemas, aquella que no te deja avanzar en la vida, no tiene precio!

(Podéis leer la primera parte de ser Comedor por dependencia y donde descubrí la raíz de mi problema aquí).

Entendí que debía dejar ir el lazo que me unía a mi familia (la mayor parte de ellos ya muertos) para poder avanzar. Debía dejarlos ir mentalmente pero no podía. Me parecía imposible. Demasiado triste. Sólo de pensarlo me faltaba el aire. Y como os dije en mi última entrada, me agarré a un bol de palomitas, entre lagrimas, con miedo a que alguien me dijera "suelta el bol", o lo que era lo mismo "suelta a tus familiares, déjalos ir".

Esa noche estuve reflexionando y me di cuenta que por muy triste que me pareciera, era totalmente absurdo agarrarme a una adicción que no me dejaba avanzar en mi vida y que tenía un impacto negativo en mi. Pero seguia sin atreverme. Así que repasé mentalmente todos los cursos, seminarios, encuentros que he tenido sobre coaching, PNL (programación neurolingüística), ejercicios de psicomagia del gran Jodorowsky, las lecciones de Louis H. Hay... y encontré la clave que podría liberarme!

Durante un día entero, a lo largo del día, iba abriendo y cerrando la mano como si soltara una cuerda, y mentalmente repetía "Os dejo ir". Y me fui haciendo a la idea de que ellos siempre estarían allí pero no a través de la comida. Y los dejé ir de verdad. Y sonreí, y dejé ir un par de lágrimas. Y me sentí en paz.

Al día siguiente: magia. El ejercicio había funcionado. Llevo des de el miércoles comiendo por necesidad y no por obsesión, por aburrimiento, por rabia, por encontrar confort. Simplemente comiendo cuando el cuerpo físico, y no el mental, me lo pide.
Se me olvida incluso la hora de comer cuando antes era en lo único que pensaba. No me apetece nada, incluso he cogido asco a algunos alimentos. Esta mañana no he sido capaz ni de terminarme el desayuno! La ropa me va más suelta y por fin mi marido ayer me dijo "ostras de repente si que se te nota que has perdido peso!".

Mañana es día de peso, no sé si habré perdido algo, que imagino que si por todo lo que os he contado, pero no he podido hacer nada de ejercicio ya que he estado toda la semana en casa cuidando de mi hijo que tiene varicela. Mañana os cuento. Aunque ya os puedo decir que me he quitado un gran peso de encima y que a partir de ahora la vida cobra un nuevo sentido. Cuando te liberas de una adicción, de algo que controla tu vida, se presenta un enorme abanico de posibilidades.

Dejar ir cualquier cosa que os ate a vuestra adicción. Que no os de miedo enfrentaros a vuestros demonios.

Por mi parte deciros que un nuevo camino, lleno de nuevos proyectos, se avecina para Mama con kilos de más.

Muchas gracias por vuestro apoyo, por entenderme, por compartir, por leerme, por los mensajes y los mails que me enviáis. Tod@s vosotr@s formáis parte de este proyecto, que empezó como algo personal y se ha convertido en una gran familia! Gracias por ayudarme a conseguirlo!

Un abrazo enorme, de esos que se sienten, con alma entera!

Anna, xo



El martes, después de más de dos años de intentar entender la raíz de mi problema con la comida, hice el descubrimiento del año! Bueno es má...

0 comentarios:

Libro de recetas Mamá con kilos de más