Navidad a dieta

21:06:00 Mama con kg de mas 0 Comentarios

Este año ya de por sí celebraremos poco la Navidad. Primero porque en el Reino Unido no tenemos familia, segundo porque aquí pasado fin de año ya se terminan las fiestas y tercero porque mi marido es de una cultura donde nunca han celebrado la Navidad (y a él, emaptico como el solo, ni le viene ni le va.)
Hoy, 25 de diciembre, ha sido un día de mezcla de emociones. Por un lado muy ilusionada porque es el primer año que mi hijo tiene conciencia de lo que es que venga Papa Noel pero por otro lado un día triste de recuerdos, el no estar con mi madre en España , el recuerdo de mi padre y de mi abuela (en paz descansen).
Y el colmo de los colmos es que tu marido quiera hacer dieta/portarse bien en Navidad.
Yo ya se que tengo un problema de emociones y compulsividad con la comida pero él tiene el problema contrario sólo que no se da cuenta que es también un problema.
Cuando me disponía a preparar el postre (bread and butter pudding, una versión más "light" de lo normal ), me suelta que él no se lo comerá porque no quiere engordar. La cosa ha ido más o menos así :
Él : Yo no voy a comer tu postre.
Yo: por qué? (Sorprendida a la par que mosqueada porque me imaginaba lo que se avecinaba)
Él : porque no quiero engordar mil kilos en un día.
[Si, menudo ZASCA en toda mi cara]
Yo: es Navidad, hagamos un poco de celebración. Ya que no celebramos ni nochebuena, ni san esteban ni el día 1 de enero ni reyes.
Él : pero hay que saber controlarse. No sólo porque sea Navidad o vacaciones tienes que descontrolarte. Tu haz lo que quieras. Yo de postre me haré tortitas de proteína.
[Si, no sois las únicas,  yo también quería darle con la sarten en la cara o en su defecto con las pu*** tortitas].
Entonces, aquí me pongo una medalla, he sacado mis armas de mujer, es decir psicología inversa, de espejo y punzante.
Yo: es como cuando tu y tu familia celebrais el inicio de la primavera, que para vosotros eso es como Navidad, reyes, fin de año y vuestro cumple todo junto a la vez. Pues hoy para mi es eso. Imagínate que el día de tu celebración yo digo que como no me interesa nadie bebe  ni come ni celebra nada.
Eso le ha hecho reflexionar y ha decidido tomarse una coca cola Light!bueeeenoooo  que casi tira la casa por la ventana!!!
Y más tarde, aquí el karma ha estado de mi parte, le han salido las tortitas como el cu** y ha terminado comiendo mi postre.
Hace un año este incidente me hubiera provocado mucha ansiedad. Pero como llevo mucho recorrido y prácticamente con mi problema a raya, pues, a parte del cabreo inicial, luego he pensado: "Bueno, esa es tu decisión y la respeto. Yo voy a celebrar la navidad sin sentirme mal ni culpable ni con remordimientos". Dicho esto el postre me lo he comido de merienda porque no me apetecía de postre. Y eso es increíble.  Cuantas veces me he embutido dobles raciones, entrantes y postres?aún sin venirme de gusto.Buf! Y ahora? Un año después decido parar de comer porque estoy llena. Decido aplazar el postre porque no me apetece. Decido tomar control de mis decisiones.
A pesar de todo me siento muy orgullosa y con más fuerza porque no dejo que nadie interfiera en mi decisión. Ni la sociedad que prácticamente te impone comer durante dos semanas ni mi marido con sus decisiones personales.
Lo he dicho muchas veces y no me canso de repetirlo. El secreto esta en el equilibrio,  el ying y el yang. Los extremos nunca han sido ni serán buenos.
Encuentra tu equilibrio, respeta tus decisiones y disfruta, al fin y al cabo sólo se vive una vez y hoy es Navidad.
Feliz Navidad,
Un abrazo,
Anna, xo
P.D: en la foto nuestra comida navideña. Pechuga de pollo rellena de philadelphia, boniato al horno y un poco de pica pica.

Este año ya de por sí celebraremos poco la Navidad. Primero porque en el Reino Unido no tenemos familia, segundo porque aquí pasado fin d...

0 comentarios:

Libro de recetas Mamá con kilos de más