Hay que estar preparado

11:34:00 Mama con kg de mas 0 Comentarios




El sábado, a las 18h de la tarde se nos ocurrió la locura de ir a un super muy grande, que venden de todo, y comprar una tienda de campaña y unos sacos de dormir. Cosas del destino, toda la sección de camping estaba a mitad de precio.

Encontramos un camping con gallinas y caballos a 15 minutos de casa. A veces los planes improvisados son los mejores.

No obstante, hay que estar preparado.

Yo no soy muy de camping, donde esté un hotelazo que se quiten las gallinas, las tiendas de campaña y las barbacoas. 

La última vez que fui de acampada, y fué en medio de la montaña, debería tener unos 11 años. 

Como mis padres trabajaban mucho me apuntaban a todos los campamentos y actividades extraescolares que existian. Ellos, que nunca han pisado un camping! o que nunca han hecho senderismo! 

Estoy agradecida porque gracias ha esto he hecho de todo: tenis, basquet, patinaje, inglés, rafting, esquí acuático, senderismo, acampada, repaso, piragüismo, boleyball...de todo vamos. Que cada vez que sale algún deporte nuevo mi marido me dice con ironía "No me digas, esto también lo has hecho".

Pues si, pero estaba hasta los mismísimos huevos de tanto deporte! Quizá por eso lo odio, porque fue algo impuesto de pequeña. 

Estaba harta de pasarme los veranos levantandome a las 7h de la mañana y no parar de hacer actividades y no volver a casa hasta las 7h de la tarde.
Encima como siempre he parecido mayor, no les importó mi edad, y me ponian en el grupo de los mayores, donde nos daban mucha caña, mientras mis compañeros de clase, que iban en el grupo de los pequeños (el que me hubiera tocado a mi por edad), tenian lujos como hacer la siesta, helados e ir por la vida cantando tralarí tralará. 

Envidaba esas familias que se iban a la playa con sus sombrillas, su nevera llena de refrescos y comida y se plantaban allí hasta que se fuera el sol. 

En fin, ya veis que "drama" jajaja pero parece mentira como cosas tan habituales nos llegan a afectar.

si que es verdad que ahora viéndolo en la distancia y teniendo un hijo probablemente entiendo más a mis padres y yo haría lo mismo. Por las cosas que aprendí.

Pero bueno, como siempre digo, no hay mal que por bien no venga. Porque de la última acampada que hice, me acordaré tooooda la vida del pu%$ frío que pasé. Así que esta vez me dije "esto es entre tú y yo, acampada, nos volvemos a ver las caras, esta vez no me vas a pillar desprevenida".

Así que con cama hinchable con edredón incluido, saco de dormir doble y almohada me siento realizada! he vencido. De hecho hasta he dormido bien (A pesar de mi perra que pensó que el mejor lugar para dormir era encima de mi cabeza jeje adjunto foto).

He de decir en defensa de hacer acampada, que ya he hecho las paces con ella. Que fué una forma de reconectar con la naturaleza, con los básicos, con la familia. El estado primitivo en su estado puro.

Eso si, si me dais a elegir vuelvo al hotel ;-P

Ya sabéis que siempre intento buscar una moraleja a las historias, el lado positivo, pues bien, de la misma manera que hay que estar preparado para situaciones nuevas, situaciones que volvemos a vivir, preparados para el día a día, preparados para la vida, también hay que estar preparado para coger el toro por los cuerons (nuestra adiccion) y saber afrontarnos a ella, darle la vuelta y buscar las herramientas necesarias para vencer!

Estas preaparad@?

Un abrazo,

Anna.

El sábado, a las 18h de la tarde se nos ocurrió la locura de ir a un super muy grande, que venden de todo, y comprar una tienda de cam...

0 comentarios:

Libro de recetas Mamá con kilos de más