Heridas abiertas, tiritas y egos

19:48:00 Mama con kg de mas 3 Comentarios

El otro día fuimos a un parque idílico con cisnes, patos, ocas, ardillas y otro tipo de fauna (humana) jeje
En medio del parque hay un lago enorme con pequeñas barcas para alquilar.
Así que mi hijo y yo nos pusimos en un extremo y mi marido en el otro para remar. El ego masculino de cueva diciendo: "yo hombre - tu mujer- yo remar- hunga hunga txaca hunga".
Mucho no nos movimos la verdad jaja y el ego femenino,  en este caso el mío, que dice "anda anda trae esos remos para aquí!".
Gracias a Dios mi marido cedió ante mi insistencia,  bueno para que me callara vamos jeje
Ahora un momento crítico.  Como pasar al otro lado de la mini barca, sin volcar, sin caerse y aguantando los remos?. Ah y un detalle importante:  con la diferencia de peso!
Solución: yo de rodillas a ras de suelo de la barca, que parecía que rezara y mi marido con voz de pánico, pasando por encima, "sobretodo no te muevas! No respires! No te rias!" Y mi hijo de fondo con toda su inocencia diciendo "que hacéis? ".
En fin, cuando consigo tomar posesión de los remos bajo la mirada de mi marido que intenta decir "vamos a ver lista", yo le lanzo una mirada que dice "por mis ovarios (ego femenino) que almenos nos alejamos de la orilla".
Y si, aquí mi ego esta por las nubes porque casi parecíamos una lancha motora. Bueno quizá no tanto pero para que me entendáis.
El problema está que a los 10 minutos ya me había cansado pero por el ego estúpido y las pocas ganas de hacer el numerito de cambio de capitán,  aguanté.
Una hora!! Una maldita hora remando! Maldito ego!
Total que de tanta fricción entre mi dedo pulgar y el remo de madera, me quemó la piel y me quedé con una herida abierta. En carne viva. Pero como los super héroes no lloran yo tampoco!
Esperaros que toda esta historia tiene moraleja.
Al llegar a casa me puse una tirita pero pasados los días la herida no se curaba ni a tiros. Así que me saqué la tirita para que le diera el aire y fue curioso porque al poco la piel se fue regenerando y auto curando.
Moraleja? Cuando sufrimos por algo intentamos taparlo con lo que sea. Por ejemplo, estoy triste? Tapo ese vacío con la comida.
He tenido un día estresante? Me tomo un par de copas.
No me cabe la ropa? Me compro una talla más grande.
No se trata de tapar, sino de dejar tus miedos, tus dudas,  tus penas a corazón abierto. Deja todas las heridas a piel viva. Enfréntate a tu dolor y ayudalo así a regenerarse. A regenerarte.  El cuerpo es muy listo. Escuchalo.
Me quedo con esta pequeña herida de guerra para recordarme que me estoy curando poco a poco. No necesito tiritas.
Un abrazo,
Anna, xo

El otro día fuimos a un parque idílico con cisnes, patos, ocas, ardillas y otro tipo de fauna (humana) jeje En medio del parque hay un la...

3 comentarios:

  1. Amén.

    La comida enmascara y tapa muchas cosas. Al igual q el alcohol. Un donuts q nos hace sentir mejor un rato pero q no cura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje gracias! si es que todas las adicciones están para tapar algo creo. Un beso!

      Eliminar
  2. Amén.

    La comida enmascara y tapa muchas cosas. Al igual q el alcohol. Un donuts q nos hace sentir mejor un rato pero q no cura...

    ResponderEliminar

Libro de recetas Mamá con kilos de más