A palabras necias...

23:22:00 Mama con kg de mas 0 Comentarios

Siempre he sido una persona muy sensible. Un comentario, una mirada, un gesto desatinado,  era como una daga en el alma.
Cosas que a ojos de otra persona pueden pasar desapercibidas a mi me pueden doler mucho. Pero me callo y me lo como. A veces en sentido literal. Sino no estaría como estoy.
No obstante, este blog me esta ayudando a lidiar y transmutar los comentarios negativos.
Ya se que, por lo general,  el ser humano procesa cosas equivocadas. Si recibo 10 comentarios buenos,  me engancho a esos 2 que han sido menos buenos o duros directamente.
El otro día recibí el primer comentario "bomba" que, a decir verdad, llevaba tiempo esperando.
Pero, sorprendentemente, lo manejé con mucha calma y mucha paz. Porque en todo este proceso también estoy aprendiendo a aceptar las críticas y aprender de ellas.
Os pongo en situación (esto pasó hace bastante pero lo tenía en la recámara para madurarlo):
Puse una foto que decía:
"Tengo los muslos tan grandes como mis sueños".
Y realmente es así jeje soy una soñadora, que le haremos.
Y de la nada, con un triple salto mortal, llega el comentario (leedlo a cámara lenta que hace más gracia):
"Esta página promueve la obesidad, que asco!"
Al principio casi me sangran los ojos pero luego me sorprendí porque no me sentí ofendida, y con lo sensible que soy ya es extraño.
Al contrario, sentí una mezcla de ternura y tristeza por esa persona y a medida que fue avanzando la conversación fue como si dos mundos se unieran.
Evidentemente esa persona estaba primero, en la página equivocada, segundo, no se había leído ni una entrada de mi blog y tercero, su desconocimiento del tema era tan grande que era más fácil atacarlo.
Siempre he dicho que estar gordo es tapar un problema (o varios) y que, almenos en esta página,  intento resolver esos problemas escondidos detrás de los kilos. Es una página de transición,  de transformación.  No obstante en el camino intento cuidarme y verme bien. Buscar cosas que me hagan sentir feliz, que me hagan reír y que me hagan estar guapa. Ya sea desde ropa, maquillaje o fotos y frases divertidas. 
Voy a disfrutar del proceso, del cambio y no pienso esconderme. Todo ello forma parte de mi cambio, de mi.
Me di cuenta de cuanta desinformación sigue habiendo.  De cuantas personas deben seguir sufriendo en silencio.
La conversación terminó de una forma amistosa e incluso la persona en cuestión pidió disculpas. Sentí como si hubiera ganado una batalla de raperos. Pero no por mi, sino por este maldito tema tabú que es ser comedor emocional/compulsivo.
Y por haber "convertido" a una persona. Estoy segura que antes de juzgar o señalar con el dedo a otro "gordo" se lo pensará dos veces, porque ahora entiende. Ahora sabe de que va. El conocimiento,  de cualquier forma, te hace más sabio, más fuerte y sobretodo más libre de prejuicios.
Y tu, eres libre?
Un abrazo,
Anna, xo

Siempre he sido una persona muy sensible. Un comentario, una mirada, un gesto desatinado,  era como una daga en el alma. Cosas que a ojos...

0 comentarios:

Libro de recetas Mamá con kilos de más