Todo o nada: cuando la comida no tiene limites

15:28:00 Mama con kg de mas 2 Comentarios

Llevo dos semanas con la dieta proteica de sobres. Empecé muy bien. La primera semana perdí 2.9kg y la segunda semana 1.4kg. Que no está mal pero con una dieta así debería perder más. 

El problema?  Que no pude escaparme de una barbacoa en el parque, aun así tuve un auto control increíble y conseguí no beber más que agua y no comer más que pollo y ensalada sin aliño.

Peeeeero en cuanto me salgo del plan me auto engaño y pienso que puedo controlar y comer de todo, poco y sano pero no es así.  Aún no tengo la fuerza suficiente para controlar tanto. 

Así que poco a poco me fui concediendo cosas que no debía.  Hasta que le hice un sándwich de queso a mi hijo y el maldito sándwich me miraba y me hablaba como un personaje de Alicia en el país de las maravillas. 

 "Cómeme" me decía el carbón. Y me lo comí.  A él y a su hermano (buhahaha- risa diabólica)"

Y a eso le siguieron guarrerias varias  que me sentaron fatal y mi cuerpo lo rechazó y termine devolviendo y temblando. 

No aprendo. Es que no aprendo! Como dice una amiga mía: 

"tropiezo con la misma piedra porque me encariño de ella".

He llegado a la conclusión que quizá no sea adicta a la comida sino adicta al miedo. Al miedo de que te pillen dándote el atracón.  Adicta al subidón estúpido cuando la comida te pasa con esfuerzo, por la gran cantidad, por el esófago.  


Es posible? Tiene sentido? Alguien mas se siente así?"

No podría ser adicta al maldito gimnasio?  Al sudor, a las agujetas? 

La semana que viene me busco un terapeuta que trate este tipo de locuras. Mientras tanto hacia adelante! Como siempre!

Un abrazo, xo


Llevo dos semanas con la dieta proteica de sobres. Empecé muy bien. La primera semana perdí 2.9kg y la segunda semana 1.4kg. Que no está ...

2 comentarios:

  1. Aww... Siento mucho que no te haya funcionado esta dieta, no se cuál es exactamente, pero si que puedo decirte que el hacer terapia es lo mejor que te puede pasar.

    Cuando vivía en Madrid, al cortar con mi ex, me vi compartiendo piso con una extraña y le echaba de menos... Vamos, una enoooorme pelota de mierda que llevaba cargando a mis espaldas, fue entonces cuando empecé a comer a escondidas. Compraba chocolatinas y como si fuese un hurón, me escondía en mi cuarto y me lo comía entre culpa y placer.

    Unos años después volví a la carga... Esta vez "robaba" comida a mis compis de casa, lo digo entre comillas porqué la triste realidad era que me comía las sobras... A escondidas...

    Hasta que fui a terapia. Mi psicóloga se sorprendió por mi sinceridad y que reconocía mis problemas, lo cual creo que te ira genial hacer terapia porqué tu misma lo reconoces, así que el paso más difícil ya lo has dado.

    Cuando me entra ansiedad, me aplico el truco de comer una manzana o una zanahoria, pedacito a pedacito, poco a poco, con consciencia de lo que hago, sé que el tener autocontrol es tan difícil como el entrenamiento de un ninja, pero hay que seguir, mientras no te rindas (eso lo último por no decir JAMÁS!), tu continúa entrenando tu autocontrol ;-)

    Un abrazo enorme y ya nos contarás que tal tu experiencia terapéutica, de veras, que funciona y luego te sientes genial.

    Eva

    ResponderEliminar
  2. Eva muchas gracias por tu comentario, me he reído mucho con tus frases.

    Tienes mucha razón. A ver si encuentro al terapeuta adecuado. Un beso muy fuerte! 😘

    ResponderEliminar

Libro de recetas Mamá con kilos de más