Titanic

22:24:00 Mama con kg de mas 0 Comentarios

Lo tengo comprobado. En cuanto dejo de escribir poco a poco me voy saltando todo el trabajo que he conseguido hasta que llega el día que me lo salto todo a la torera y pego hasta el salto de la rana.
Hoy ha venido una amiga con sus hijas, hacia un año que no nos veíamos y hemos terminado pidiendo pizza. Ah eso si como sabia que venían antes he pasado por el super y he comprado galletas y chocolate...ya sabéis...”para los críos”...ósea para mi. 
Es que no tengo control. 
Cuando ya se han ido me he dicho, venga control de daños, no te martirices, coge los días tal y como vengan. Y bueno, lo llevaba bien. Hasta que mi marido suelta “Tu amiga se ha adelgazado” seguido de una mirada de arriba abajo que traducido era “no como tu”. Y ya esta, me he hundido. Me ha entrado ese sentimiento de rabia y de dolor. Tanto que he esperado a que se fuera a la ducha para terminarme el chocolate y las galletas. 
Estoy harta de este circulo vicioso.  Harta de odiarme, de odiarle por sus comentarios.

Se que ahora todo lo que escribo sale de la rabia, no de mi. Y no quiero poner a mi marido a parir por que tampoco es justo, aunque tampoco entiende lo que escribo porque no sabe mucho español, pero ahora me ha visto escribir una nueva entrada y me dice “¿Que escribes? He comido pizza y chocolate?”, riéndose de mi. Y me entran unas ganas de sacar uno de esos puños gigantes de una caja sorpresa como en los dibujos animados que ni os lo imagináis. 

No se que decir. Ahora mismo estoy harta de mi misma, decepcionada. Me siento culpable. Quiero dormir. Quiero llorar. Quiero ser. Ser lo que quiera ser pero sin presiones y prejuicios, ni miradas ni remiradas que dicen mil cosas. 
A veces pienso, cuando me jubile y viva sola porque no me quede ya mas familia que mi hijo independizado, entonces haré lo que me salga de las narices, dormiré, reiré, saldré, me fumare un cigarro si me viene en gusto. Es un decir. Pero haré LO QUE ME PIDA EL CUERPO. Y me doy cuenta que estoy tan pendiente de los demás que estoy atrasando mi propia felicidad o mi propia libertad. Y eso tampoco es justo porque entonces es vivir una mentira. 
Estoy en un punto que no se muy bien como definir. No se, quizá es que esté tensa.
Sin lugar a dudas me tengo que auto-imponer escribir cada noche sin falta porque me ayuda a seguir a flote. Es como si estuviera en el Titanic. Las entradas diarias son mis botes salvavidas; las emociones, mi iceberg y mi marido, el idiota,  que conducía la noche que no vio el maldito iceberg. 
Ya se que no puedo culparle porque somos responsables de nuestros propios actos pero bueno “sólo por hoy” es su culpa ;-P

Un abrazo, xo

Lo tengo comprobado. En cuanto dejo de escribir poco a poco me voy saltando todo el trabajo que he conseguido hasta que llega el día que me...

0 comentarios:

Libro de recetas Mamá con kilos de más