Pedir permiso

21:55:00 Mama con kg de mas 2 Comentarios

Con la mudanza, los cambios de todo (de país, de clima, de casa...) y que me paso la mayor parte del tiempo sola con mi hijo y mi perra, pues he tenido una semana bastante durilla y con bastantes momentos donde he querido colonizar mi cocina y crear un estado dictatorial en la nevera donde poder comer y hacer lo que me diera la gana.

Así que ayer mi marido tuvo el detalle de quedarse con nuestro hijo por la mañana y así yo poder ir al centro y ser persona por unas horas.
Entré en una tienda de decoración. No iba a comprar nada pero siempre me gusta pasearme por allí porque me da alegría. Y mientras daba vueltas por los pasillos y miraba cosas me di cuenta que esa alegría emanaba de rodearse de belleza. Me ayudó a cargar las pilas y entrar en un estado zen donde poder pensar. Porque, no se si ya lo he comentado antes, pero mi hijo habla tanto que no te deja ni pensar. Y no me puedo quejar porque yo soy igual. Mi padre me decía que no callaba ni bajo el agua. Pues ala, el Karma en toda mi cara. Y encima tiene el mismo carácter y es igual de tiquismiquis que su padre. Mi marido dice que hubiera sido mejor que hubiera tenido mi carácter y hubiera sido menos hablador como mi marido jeje pero el Karma es el karma.

Pero bueno a lo que iba sobre alcanzar un estado zen que te permite pensar. Me di cuenta que, desde siempre, pido permiso para todo. Permiso para ver la tele (puedo poner la tele? Puedo ver x programa?), permiso para ir a la ducha (te importa que me duche antes de que te vayas con tus amigos a cenar?), permiso para salir a hacer gestiones (te importa si voy un momento a hacer la compra y a pagar las facturas?), permiso absolutamente para todo y a todo el mundo.
Una jefa incluso me dijo “sabes que no tienes que pedirme permiso cada vez que quieras ir al baño?”.

Y si, estoy harta. Pero como lo he estado haciendo toda la vida es algo de lo que me cuesta desprenderme. Ya ves que tontería, sin embargo es algo que domina mi vida bastante. Además cuando pido permiso y no lo obtengo me frustro. Y luego me enfado conmigo misma “es que eres tonta, si tienes que hacer gestiones dices que vas y punto, si tienes que ducharte ahora para poder hacerlo en paz sin que tu hijo y tu perra te estén mirando pues lo haces y punto”.
Me doy cuenta que al pedir permiso les cedo el control a los demás de mi vida, y al frustrarme lo tomo como la excusa perfecta para darme el atracón.

Así que es otro punto en el que trabajar. Tomar control sobre mi misma, sobre mis acciones, sobre mis emociones, sobre mis pensamientos y actuar.

Como dice el dicho: “Más vale pedir perdón que pedir permiso”.

Un abrazo, xo

Con la mudanza, los cambios de todo (de país, de clima, de casa...) y que me paso la mayor parte del tiempo sola con mi hijo y mi perra, p...

2 comentarios:

  1. Uno de estos días......me pongo a ver si entro en "Estado Zen" y descubro que es lo que dispara mis "momentos atracóndetodoloquencuentro" :)

    ResponderEliminar
  2. Jajajja me gusta. Cuéntame cuando lo hagas xq es muy interesante. De das cuenta de cosas que, aunque eran evidentes, no te das cuenta. A mi escribir este blog me esta ayudando un montón!
    Ánimos y gracias.
    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar

Libro de recetas Mamá con kilos de más