Liberación

20:44:00 Mama con kg de mas 0 Comentarios

Parece mentira lo que hace transformar tus emociones y pensamientos en palabras. En el momento que hablas y escribes lo que te esta comiendo por dentro, algo se desata. 
La verdad que escribir me fue muy bien para superar la muerte de mi padre cuando era joven, vacíar toda la impotencia, la rabia, la pena, las cosas no dichas, ...
Y suerte que lo estoy volviendo a hacer ahora con el problema con la comida. 

Hoy era el cumpleaños de mi hijo así que sabía  que debía enfrentarme a una gran comilona con la familia. Pero lo que ha sucedido hoy ha sido muy curioso.
Antes de comer hemos paseado por el centro de la ciudad, hemos pasado por delante de miles de pastelerías, bares de tapas, puestos de gofres que desprenden ese perfume tan delicioso,... antes de empezar el blog me ponía nerviosa pasear así, tantas tentaciones me aturdian, sólo pensaba en el sabor de las cosas, en como me harían sentir en ese momento, en cuando me las podría comer, en como convencer a mi marido para pararnos y comer algo, incluso antes de ir a comer. Y eso me generaba mucho estres porque quería algo y lo quería ya y al no poder obtenerlo me generaba mucha ansiedad, ansiedad que se me iba acumulando hasta que fuese la hora de comer y pudiera arrasar, literalmente, con todo. Una ansiedad que me duraba hasta llegar a casa por la noche, donde no bastandome con la comida me decía a mi misma "bah, total ya me he pasado, vamos a atracar a mano armada y sangre fría la cocina entera", pero hoy, 6 días después de empezar este blog, 6 días de escribir y exteriorizar lo que me pasa y lo que siento, ha sucedido un cambio. He sentido indiferencia, indiferencia por la comida, por los olores y por los colores. Y he podido disfrutar por primera vez del paseo. He sentido una liberación tan grande! Es increíble. 
Ya sé que es pronto, que me falta mucho camino por recorrer. De hecho estoy a la espera de que cualquier día de estos me entre el bajón y me coma hasta mi brazo jaja pero bueno, lo dicho, lo principal es encontrar el problema y luchar por solucionarlo que es lo que estoy haciendo. También estoy trabajando mano a mano con un coach y tengo programada una cita con la naturopata para poner hilo a la aguja.

Y ahora que termina ya el día estoy muy contenta porque, si que es verdad que he comido mucho al mediodía, pero lo he disfrutado, no ha sido sólo engullir. Y luego he llegado a casa y le he dado tregua a la nevera. De hecho sólo he entrado a buscar agua. Porque no tengo hambre. Y a partir de ahora le hago caso a mi cuerpo, no a mi mente corrupta.

:-)

Parece mentira lo que hace transformar tus emociones y pensamientos en palabras. En el momento que hablas y escribes lo que te esta comiend...

0 comentarios:

Libro de recetas Mamá con kilos de más