La tortura de ir al gimnasio

Como tengo la ansiedad bajo control ya me siento preparada, o eso pensaba, para adentrarme al "maravilloso" mundo del fitness. El gimnasio de toda la vida vamos. Así que toda chula me acerqué al gimnasio de mi barrio y vi que tenían una clase dirigida de 30 minutos y pensé que para empezar estaba genial ya que hace meses (por no decir años) que no piso un gimnasio.

Total que llego allí y la profe estaba mala y empezaron a hacer cambios de clase y de profesor y de repente no se como me encuentro en una clase que dura una hora y que incluye levantamiento de pesas. No en plan halterofília pero bueno...no muy lejos tampoco.
Debe ser porque me hago mayor pero la música "de fondo" estaba tan alta que no sabía si estaba en el gimnasio o en la discoteca y encima con el eco de la sala no oía al profesor. Yo sólo hacia que asentir con la cabeza y pensar "Que Dios me coja confesada!". Y venga sentadillas a raudales, levantamiento de pesas individuales, levantamiento de barra con pesas en el extremo. Arriba, abajo. Chumba chumba (la musica jeje). Y venga a sudar. Delante mío tenía a la típica repelente que más que ir en ropa de gimnasio parece que vaya en ropa interior. La pelotera de la clase vamos. Que cuando el profesor decía "Empezamos este ejercicio en 5, 4, 3,..." ella ya había empezado antes de que el profe hubiera hablado. Que si tu hacías 5 levantamientos ella hacía 6 para no ser menos. Bueno miento, ella hacia 10 y luego te miraba por encima del hombro!

En fin que en una de estas que estaba en el suelo haciendo ver que hacia flexiones pensaba (y por favor que no me juzgue nadie porque hablaba desde el cansancio y el dolor) a la gente que le gusta esta tortura tiene que estar enferma mental y veo que la lista de la clase me mira como hago mi flexión/croqueta y me imagino que debe pensar "Estas gordas tienen que estar enfermas mentales"....siempre hay dos puntos de vista imagino.

Al terminar la clase, consigo salir toda digna y con el frío de la calle no se que me pasó que se me bloquearon las piernas y casi no me podía mover. Cada vez que intentaba hacer un paso se me iban los pies en direcciones opuestas y parecía un pato. Y sólo hacía que pensar ¿Ahora cómo coñ* llego a casa?. Y nada pasito a pasito conseguí llegar. Hice un camino de 10 minutos en media hora. Y llevo 4 días que cada vez que subo escaleras, voy al baño o tengo que caminar por una pendiente veo las estrellas.

Moraleja? Ejercicio sí, pero gradual ;-P

Suerte que en Octubre empezamos el grupo privado junto con Digital Trainer y a parte de incluir coaching nutricional por mi parte, también incluirá dieta y ejercicios graduales por parte de Silvia de Digital trainer.

Os dejo los dos enlaces con más info por si os queréis apuntar y no sólo liberaros de la ansiedad por comer sino también para aprender a comer y poneros en forma. No puede haber un grupo más completo ;-)

http://www.mamaconkilosdemas.com/2016/08/quieres-perder-peso.html

http://www.mamaconkilosdemas.com/2016/09/respuestas-al-grupo-de-adelgazamiento.html

Un abrazo,

Anna, xo

P.D: Ya está aquí el primer ebook de recetas de Mamá con kilos de más!
Junto con un equipo de entrenadores personales de Reino Unido, hemos puesto a vuestra disposición una selección de nuestras mejores recetas. Porque comer sano no significa renunciar ni al sabor ni a la originalidad.

Si, como yo, estas harta de plancha y vapor sin ningún atractivo, entonces este libro es para ti.
Disponible en este enlace:

Como tengo la ansiedad bajo control ya me siento preparada, o eso pensaba, para adentrarme al "maravilloso" mundo del fitness. El ...

A todos los hombres

Se que esta entrada traerá controversia. Está bien. La controversia conduce a la reflexión y eso siempre está bien. Lo que voy a escribir no es una verdad absoluta, porque las verdades absolutas no existen o si existen en cada uno de nosotros.
Es mi punto de vista, mi experiencia y mi verdad. No tiene porque ser la tuya porque probablemente habrás vivido otras experiencias. Y eso también está bien.
A todos los hombres, lo siento, os devuelvo el poder.
Me explico, la mujer ha estado reprimida durante tantos siglos que en algún momento tenía que estallar. Y cuando ha llegado el momento en el que socialmente han podido expresarse, se nos ha ido de las manos. Hemos querido demostrar que somos tan válidas o más que los hombres. Hemos querido abarcarlo todo. Ser madres, parejas, trabajadoras, bellas, listas, .... todo. Nos hemos auto impuesto una presión brutal para ser las mejores en todo y demostrar que somos las mejores malabaristas del circo que es la vida. ¿y que ha sucedido? Que hemos ido asumiendo todo el peso de todo, hemos cogido el poder, la responsabilidad, los triunfos y las derrotas, ya no sólo nuestras, sino de los hombres. Los hemos despojado de poder, de control y de opinión. Y estamos creando una generación de hombres deprimidos que encima nos obligamos a cuidar y cargar más trabajo a nuestras espaldas.
En mi familia hemos sido 3 generaciones de mujeres muy fuertes. De las que tiraban la casa y la familia para adelante, de las que brillaban tanto que eclipsaban al marido. Les hemos arrebatado el poder y poco a poco y sin quererlo, hemos anulado la figura masculina de la familia.
Ahora me toca a mi romper este patrón para que no se siga repitiendo. Así que le cedo el control que le pertoca a mi marido. Será duro. Por mi parte deshacerme del control absoluto. Por parte de mi marido por volver a aprender a tomar decisiones y recuperar ese rol masculino.
Quise demostrar a todas mis parejas que era muy válida.  Y se me fue de las manos. Siempre tenía que estar un peldaño más arriba para demostrar que podía con todo. Y no me daba cuenta que los estaba pisando.
A mi marido se lo he dado todo masticado. Y lo he anulado. Me he ocupado de todo. De la casa, del papeleo, de las facturas, de buscar trabajo, mandar currículos e incluso responderle mails. Hasta que ha llegado un punto que me he hecho tan autosuficiente que no lo necesito para nada. Y darme cuenta de eso me dio mucha pena. Porque lo quiero en mi vida pero tenerle en ella o no, no cambia nada a día de hoy. Es por eso que le devuelvo lo que es suyo. Su poder, su masculinidad. Estoy intentando equilibrar la balanza de nuevo. Volver a ser el Ying  y el Yang. El balance perfecto entre lo positivo y lo negativo. Entre el hombre y la mujer.
Nos empeñamos en ser mejores porque nos dejamos llevar por el ego. Buscamos reconocimiento. Quizá si el hombre hubiera reconocido el trabajo de la mujer no hubiéramos llegado hasta aquí. Balance. Todo se reduce al balance entre hombre y mujer. Nos necesitamos. En vez de pisarnos mutuamente para subir escalones ¿por qué no nos ayudamos y extendemos nuestra mano? Imaginate llegando a lo alto de la cima y ver que tu compañero de viaje esta a tu lado, brindando contigo porque lo habéis conseguido juntos. Cada uno con su propio poder que complementa al otro.
A todos los hombres, os devuelvo el poder que os he quitado.
A todas las mujeres, dejaros querer. Quitaros la mochila que os pesa tanto y delegar. No pasa nada. El mundo no se acabará.
A todas las parejas, respetaros,  comunicaros, estáis en esto juntos, no el uno contra el otro.


Un abrazo y mucho amor,
Anna, xo
P.D: Ya está aquí el primer ebook de recetas de Mamá con kilos de más!
Junto con un equipo de entrenadores personales de Reino Unido, hemos puesto a vuestra disposición una selección de nuestras mejores recetas. Porque comer sano no significa renunciar ni al sabor ni a la originalidad.

Si, como yo, estas harta de plancha y vapor sin ningún atractivo, entonces este libro es para ti.
Disponible en este enlace:

Se que esta entrada traerá controversia. Está bien. La controversia conduce a la reflexión y eso siempre está bien. Lo que voy a escribir n...

Resumen curso formación Louise Hay

Aún me siento un poco descolocada. Estoy reestructurandome por dentro y equilibrando todo lo que va moviéndose a mi alrededor, la vida.

Os pongo un poco en situación, aquí tenéis el enlace donde os explica un poco quien es Louise Hay y que hace: https://es.wikipedia.org/wiki/Louise_Hay
A modo resumen, Louise fue la precursora de la psicología positiva y de sanar las dolencias a través de sanar las emociones.
No nos damos cuenta de lo que pueden llegar a bloquearnos!
Me apunté al curso con expectativas pero el primer día las superó de largo. Ha sido un antes y un después en mi vida. Es como si le hubiéramos hecho una autopsia a nuestra emociones, las hubiéramos abierto en canal, destripado, analizado, visto desde todos los ángulos posibles, después las hemos limpiado, reparado, amado e integrado a nuestro nuevo yo. Un curso super intenso y muy completo.
Hemos tratado muchísimos aspectos de nuestra vida, nuestras creencias limitantes, cosas absurdas que hemos aprendido o nos han dejado aprender de pequeños y que no hacen más que frenarnos para conseguir lo que queremos, ser felices. También hemos tratado la pareja, la familia, las relaciones con los demás, el dinero,... todo, absolutamente todo.

Empezábamos cada ejercicio con una visualización/ meditación, para poder conectar con nuestro subconsciente, después hacíamos una serie de ejercicios y respondíamos unas preguntas especificas para el tema a tratar, al responder, después de haber hecho la meditación/visualización, era el subconsciente quien respondía y entonces salía de todo, cosas que ni sabias que tenías dentro y aprendías muchísimo de porque a veces actúas de una u otra forma. Una vez terminado el ejercicio de indagación personal, continuabas con ejercicios de reparación, como he dicho antes, destripábamos esa emoción, la entendíamos, la limpiábamos y la reparábamos. Y terminábamos por lo general con otra visualización/meditación para integrar esa emoción reparada. Quizá suena muy complicado pero como todo está guiado es muy sencillo y te sientes acompañada en todo momento.

Es un curso que todos deberíamos hacer. Es como tener un terreno lleno de cosas en el que quieres construir la casa de tus sueños pero no puedes porque alguien debe limpiarlo primero. Esto es ese curso, el trabajo de ti misma, limpiar ese terreno que es tu cuerpo/mente, dejarlo listo para poder crecer como persona y dar lo mejor de ti, tanto a ti misma como a los demás. Y construir esa casa (tu vida) de tus sueños.

He llorado muchísimo, por mi y por las historias de las 15 mujeres que formábamos el grupo, pero también he reído hasta doler, porque reír es otra forma de soltar emociones. Y sobretodo he aprendido de cada una de ellas. He aprendido lo que es ver en vez de mirar, he aprendido bondad, compartir, amar, plenitud, calma, serenidad,... entré en el curso llena de miedos, inseguridades y penas que afectaban mi día a día, después de terminar el curso me siento rebosante de emociones positivas que nunca imaginé que alguien podría sentir.

A la hora de comer también ha sido curioso, comer por necesidad y no por atracón, nos han ofrecido una comida sana, vegetariana, que yo encantada porque aunque no soy vegetariana como muy poca carne. Eso también me ha ayudado a ser más consciente de lo que ingerimos. Y ha sido fantástico tener todo preparado y no tener que preocuparse de que cocinar. Tener hoummous recién hecho por la mañana, sopas, ensaladas, paellas vegetales, todo hecho desde cero con ingredientes de la tierra! Me ha hecho replantearme la forma en la que cocino y en como podria cocinar mejor.


Cuando terminó el curso todas estábamos un poco expectantes, habíamos estado 6 días alejadas del mundo exterior, viviendo en un pueblo con 5 calles, envueltas en algodones de azúcar por parte de todas y las profesoras (Maria Rosa Casanovas, increíble! y su apoyo Karmeta, fuerza!) El impacto del mundo real cuando has vivido algo tan intenso asusta.

Dicho esto, creo que la vida pensó "Sabes qué Anna, esto es como sacarse una tirita, más vale hacerlo de golpe!", y dicho y hecho, al día siguiente por la mañana me pellizcó la nalga un cangrejo, por la tarde, estaba tomando algo en una terraza con unos amigos y reventó un aire acondicionado de un piso y me cayeron 100 litros de agua encima y por la noche, al salir de un taxi, me comí el bordillo y tengo las rodillas amoratadas e hinchadas y el brazo izquierdo si lo alzo mucho me molesta. Pero ya está! jajaja Ya he sacado la tirita!

Resuminedo:

- Tienes una dolencia? Habla con tus emociones. A finales de Septiembre organizaré una serie de cursos online y durante el año vendré a España (prinicpalmente a Barcelona y Gerona) a impartir talleres de la metodologia de Louise Hay y coaching nutricional.

- Parate a ver lo que te rodea. Vamos por la vida sin pensar, corriendo a todos lados. Parate! Mira las estrellas. En ese pueblito vi la via láctea como nunca la había visto, la osa mayor e incluso Marte brillar! Nuestro día a día está lleno de magia, sólo que no nos paramos a verla.

- Disfruta de la gente que tienes alrededor y de las cosas que tienes, te darás cuenta de que eres muchísimo más rica que los que atesoran.

- Abraza, pero de verdad, con intención, con tu presencia, con tu alma.

- Sonríe, mira a los ojos. Eso si que es magia! Recuerda siempre, lo que das recibes! Y pregúntate, ¿Que es lo que estoy dando? ¿Es lo que estoy recibiendo? Si no es así revisa lo que das porque quizá no sea lo mismo que tu subconsciente.

- Tomate 5 minutos al despertar y 5 minutos al acostarte y haz una reflexión. Escucha tu cuerpo, escucha tu alma.

- Disfruta y acepta las cosas buenas que te llegan porque te lo mereces. Deja de centrarte en todo lo malo que te pasa porque cuando hagas balance verás que hay muchas cosas por las que vivir y celebrar. Céntrate en eso, en lo positivo! Para que quieres centrarte en algo negativo que te esta produciendo dolor? Vida sólo hay una, vívela lo mejor que puedas!


Y por último quiero dar las gracias a todas las personas que me he ido encontrando en el camino de la vida por enseñarme, por mostrarme lo que soy y lo que puedo llegar a ser. A ti que estas leyendo esto, por acompañarme en este camino, que también es tuyo.


Gracias.

Un abrazo,

Anna, xo

P.D: Este mes de agosto se presenta movido también, primero visita familiar aquí en Inglaterra y después vacaciones familiares, que ya nos hace falta volver a reconectar, seguiré activa en las redes sociales pero a partir de Septiembre es cuando empieza una nueva etapa para Mamá con kilos de más. Os iré informando :-) Gracias!

P.D 2: P.D: Ya está aquí el primer ebook de recetas de Mamá con kilos de más!
Junto con un equipo de entrenadores personales de Reino Unido, hemos puesto a vuestra disposición una selección de nuestras mejores recetas. Porque comer sano no significa renunciar ni al sabor ni a la originalidad.

Si, como yo, estas harta de plancha y vapor sin ningún atractivo, entonces este libro es para ti.
Disponible en este enlace:

Aún me siento un poco descolocada. Estoy reestructurandome por dentro y equilibrando todo lo que va moviéndose a mi alrededor, la vida. Os...

Lo que la adicción no te deja ver

Deshacerme de la adicción por la comida, de la ansiedad, de eso que ocupaba mi mente las 24h del día, ha desencadenado un sinfín de emociones nuevas. Me he re descubriendo a mi misma y mi propio valor como persona, se que merezco respeto que antes no creía poseer.
He re descubierto a mi hijo y mi amor por él. Estoy aprendiendo a disfrutar los instantes con él. Antes no podía. Tenía la mente obsesionada en tapar mis emociones con comida.
El sábado le vendí la moto a mi hijo para salir a caminar, porque si fuera por él estaría todo el día en casa jugando (y obligándome a jugar) con sus juguetes. Le he dicho que nos íbamos de aventura. A descubrir sitios nuevos donde nadie antes ha estado. Y como tengo mucha imaginación se lo he vendido.
Al principio he pensado "Un niño de 4 años, su bici y mi perra. .. Anna, estas loca y la excursión durará un suspiro". (Ha durado casi 4km!)
Pero para mi sorpresa nos lo hemos pasado super bien! Hemos estado hablando, riendo, nos hemos puesto a correr, luego nos hemos detenido a mirar hormigas,... hacíamos el camino tal cual venía. Sin prisas. Disfrutando de la compañía y de lo que iba sucediendo. Luego nos hemos sentado en las largas escaleras que dan al río para hablar de dinosaurios. Entonces mi hijo me suelta "Mama, me lo estoy pasando muy bien". Y en ese instante casi me pongo a llorar de la felicidad. He dado gracias al universo por ese instante y he deseado que todo el mundo pudiese sentir esa emoción al menos una vez en la vida! Felicidad pura. Y no se necesita nada más que a la gente que quieres. Nada más.  Ni comida,  ni otras sustancias, ni dinero, ni juguetes caros. Nada.
No voy a negar que cuando mi hijo me pone la cabeza como un bombo, porque ha salido a mi y no calla ni bajo el agua, me intento esconder en el lavabo para tener 5 minutos de paz y tranquilidad (el problema es cuando me encuentro allí mi marido que también se está escondiendo jaja) pero al menos ya no me escondo detrás de la comida.
Superada una adicción cosas increíbles pasan. Tengo muchas ganas de seguir descubriendo, porque, ha sido un proceso duro y un camino largo pero después de casi 30 años puedo decir que por fin soy libre.
Y tu, ¿eres libre?

Un abrazo,
Anna

P.D: Ya está aquí el primer ebook de recetas de Mamá con kilos de más!
Junto con un equipo de entrenadores personales de Reino Unido, hemos puesto a vuestra disposición una selección de nuestras mejores recetas. Porque comer sano no significa renunciar ni al sabor ni a la originalidad.

Si, como yo, estas harta de plancha y vapor sin ningún atractivo, entonces este libro es para ti.
Disponible en este enlace:

Deshacerme de la adicción por la comida, de la ansiedad, de eso que ocupaba mi mente las 24h del día, ha desencadenado un sinfín de emocion...

Libro de recetas Mamá con kilos de más